Esta mujer no envejece desde los 20 años, y hoy a sus 41 años, la confunden con la novia de su hijo

¿Te imaginas que nunca tuvieras que envejecer?

Pues esto le pasó a una mujer que su noticia dio la vuelta al mundo y la verdad es que su apariencia es la de una mujer muy joven, aparenta 20 años, pero en realidad tiene 41. Inclusive llegaron a decirle a su hijo si era su hermana.

Continúa leyendo para que te enteres de esta increíble noticia.

Esta mujer no envejece desde los 20 años

Esta mujer no envejece desde los 20 años

Con 41 años, Shimmi tiene que dar muchísimas explicaciones cuando sale con su hijo Ameen, de 20, pues la gente suele pensar que es su hermano o incluso su novio, y no logran entender cómo lo hace para lucir tan joven. Lo cierto, es que al parecer, la única fórmula para conservar esa apariencia, es una afortunada genética heredada por sus padres, según consigna el Daily Mail.

Si bien aseguró que jamás se ha hecho algún tipo de cirugía estética, confesó que usa cremas hidratantes para mantener su piel saludable… ¡Pero cualquiera que esté en oferta en el supermercado! Ah… y también usa toallitas húmedas para bebé.

“Nunca he gastado mucho dinero en productos de belleza aunque, por supuesto, me cuido; Bebo té verde y no fumo ni bebo alcohol. Soy miembro del gimnasio local y bebo mucha agua” contó la mujer que fue madre soltera a los 20 años y que según sus propias palabras, fue el momento en que su envejecimiento se estancó.

“Era una madre soltera, haciendo malabarismos con el trabajo y la maternidad, y cualquiera pensaría que el estrés podría haber comenzado a manifestarse. En cambio, parecí detener el envejecimiento“, reveló.

Por eso, actualmente cuando pasea con su hijo de 20, los confunden como si fueran hermanos o novios y si bien para muchas mujeres esto podría parecer un halago, para Shimmi muchas veces es una molestia… En especial cuando desea comprar alcohol, o tomarse algún aperitivo y le piden identificación, aunque asegura que “Vale la pena ver la expresión en el rostro del vendedor cuando se la muestro”.

“Me siento como la versión femenina de Peter Pan, la niña que nunca creció” dijo riendo, y además contó una anécdota que le sucedió en unas vacaciones a Polonia con su hijo. Según ella, el guía jamás creyó que eran madre e hijo e insistió en que eran pareja. “Ameen estaba tan avergonzado”.

En otra ocasión, dijo que los lugareños de Turquía pensaron que eran hermanos, y en la noche de graduación de Ameen, la gente también pensó que tenían una hermosa relación de pareja. Y aunque el adolescente ahora está acostumbrado a ese tipo de comentarios, su madre asegura que cuando era pequeño los odiaba y solían hacerlo sentir incómodo.

¿Qué les parece este increíble caso? ¡Comparte esta noticia!